¿Quién ha actuado moralmente bien?

La tercera sesión del Taller de Pensamiento Filosófico nos enfrentamos a un dilema moral. Conectando con el tema de la última sesión y las inquietudes que despertó, Lucía nos plantea un ejercicio práctico: Dilema moral del nadador.

Después de leer entre todos el texto, dejamos un rato para poder pensar y contestar individualmente y por escrito a las preguntas del ejercicio. Pasamos luego a la puesta en común y el diálogo.

De primeras todos los participantes tienen claro que el caso nº 1 estaría mal, la persona habría actuado moralmente mal al decidir no hacer nada y más aún con el pensamiento de que no hay testigos.

El caso nº 2 ya genera alguna discrepancia, en principio estaría actuando bien puesto que socorre a la persona, pero en realidad lo hace porque ve que es su pareja, si fuera un desconocido habría seguido de largo (entendemos que es el mismo sujeto que en el caso 1). Entonces hay quienes ven que actúa moralmente mal ya que le mueve un interés personal no una solidaridad sincera. Quienes opinan que actúa bien se centran solo en el hecho de que se lanza a salvar a quien se ahoga, lo importante para ellos sería el hecho de la acción de ayudar, sin tener en cuenta las motivaciones. Continuar leyendo

Los dos mundos

La segunda sesión del Taller de Pensamiento Filosófico comenzamos leyendo un texto perteneciente a «Demian» de Herman Hesse. En este texto el protagonista habla de una época de su infancia, con diez años, y cómo en ese momento ya distinguía dos mundos; el familiar, formado por los padres, conocido y cercano y por otro lado el mundo de los criados, de la calle, de las cosas prohibidas… Compartirá con su amigo Max Demian su inquietud acerca de estos «dos mundos» y éste le hablará de lo prohibido, de la experiencia, de cómo cada cual debe descubrir por si mismo lo que está mal…

Las preguntas que formulan los participantes son las siguientes:

  • ¿Es deseable para las personas que el límite entre lo permitido y lo prohibido esté más claro?
  • ¿Lo bueno y lo malo pertenecen a un único mundo o se puede vivir solo en una de esas dos mitades?
  • ¿Es mejor descubrir por uno mismo»el mal» o que sea alguien quien nos lo muestre?
  • ¿Por qué necesitamos explicarnos las cosas tan polarizadamente -si somos una unidad y tenemos todo dentro- por qué lo dividimos en etiquetas contrarias?
  • ¿Hay cosas malas y buenas en si mismas?
  • ¿La sociedad es maniquea? ¿Creemos en lo bueno y lo malo?
  • ¿Qué significa la frase del texto «solo el pensamiento vivido tiene valor»?
  • ¿Se debe educar la maldad?
  • ¿Es más lícito y recto buscar una moral personal o adaptarse a la moral convencional?
  • ¿La moral personal es diferente de la moral convencional? ¿En qué se diferencia?
  • ¿Hay cosas verdaderamente buenas o malas o todo depende? Si todo depende, de qué sería ¿de las circunstancias, del caso, de la persona?
  • ¿Es necesaria la experiencia para adquirir un criterio moral?
  • ¿Se puede ser un gran canalla y no hacer jamás algo prohibido?
  • ¿Se puede vivir al margen de la maldad, la desgracia…?
  • ¿Es nuestro propio aprendizaje o son las conductas sociales las que han de guiarnos moralmente?
  • ¿Uno puede actuar moralmente bien aun yendo en contra de los valores sociales?
  • ¿Cuál es el pensamiento no vivido?
  • ¿Hay un bien/mal subjetivo/objetivo?
  • ¿Existen unas leyes naturales como las leyes físicas que impongan principios morales?

Continuar leyendo

¿Tienen derechos los animales?

La décima sesión del Taller de Pensamiento Filosófico Azucena nos propone directamente una pregunta:

¿Tienen derechos los animales?.

En seguida comenzamos el diálogo. Los participantes van lanzando sus opiniones al respecto. ¿Los animales tienen derechos por si mismos o es el ser humano el único que puede arrogarse la capacidad de tenerlos? Al plantearnos precisamente si los animales tienen derechos ¿no estaríamos comportándonos como dioses creyendo que podemos dar o quitar derechos? Si pensamos que tienen derechos ¿los tienen por naturaleza o porque nosotros se los otorgamos? Los animales tienen derechos naturales que son independientes de que sean reconocidos (o no) por los seres humanos. Derecho a la vida, a la libertad. La idea de derecho implica también la de deber/obligación; ¿se cumple esto en el reino animal? Algunos opinan que los animales no tienen conciencia por lo que no pueden ver consecuencias de acciones a largo plazo. Una participante sugiere que en vez de preguntarnos si tienen o no derechos podríamos hacer otra pregunta ¿Cómo debemos tratar a los animales? Su propia respuesta sería tratarlos bien, evitando que sufran innecesariamente. Continuar leyendo

Cuidados

La novena sesión del Taller de Pensamiento Filosófico comenzamos leyendo un par de fragmentos de un texto de Beatriz Gimeno«Cuidado con el cuidado«. En concreto leemos el octavo y décimo párrafo. En el turno de formular las preguntas que nos sugiere el texto, los participantes demuestran un gran interés en este tema, por ello nos extendemos ampliamente en las intervenciones.

Las preguntas que se lanzan son las siguientes:

  • ¿Preferimos una atención vinculada a la profesionalidad y no al afecto?
  • ¿Se fomentan las relaciones intergeneracionales en nuestra sociedad?
  • ¿Deberían ser los servicios sociales un derecho universal como lo son la salud y la sanidad?
  • ¿Ofrece la sociedad los servicios que necesitan los mayores ante la carencia que hay?
  • ¿Debería entenderse la eutanasia como el derecho del individuo a cuidarse a si mismo?
  • ¿El auto-cuidado que puede retrasar la dependencia, es una responsabilidad ética del individuo?
  • ¿Cómo quiero yo ser cuidado?
  • ¿Hasta qué punto es lícito culpabilizarse uno mismo cuando no puedes cuidar a los mayores como te gustaría?
  • ¿Qué contenido moral y qué contenido afectivo debe tener la relación del cuidado?
  • ¿Tiene el cuidador una relación de dominación con respecto a la persona dependiente?
  • ¿Se pueden combinar el aspecto social y el afectivo en el cuidado?
  • ¿Cuidamos para que nos cuiden?
  • ¿El cuidar de los mayores es una forma de supervivencia?
  • ¿Por qué se ha perdido el valor de los ancianos como personas sabias y con experiencia a las que se pedía consejo?
  • ¿Podría ser el cuidado una vocación altruista?
  • ¿Por qué las mujeres eligen más frecuentemente las profesiones relacionadas con los cuidados?

Continuar leyendo

Dilema moral

La octava sesión del Taller de Pensamiento filosófico nos enfrentamos a tres supuestos casos que nos harán poner en conflicto principios fundamentales y ante los que deberemos tomar una decisión. Azucena nos trae tres ejemplos de dilema moral, los casos en cuestión se extraen del libro «Justicia ¿hacemos lo que debemos?» de Michael J. Sandel (podéis encontrarlo en el fondo de la biblioteca).

El primer ejemplo nos sitúa en el lugar del conductor del tranvía, ante la obligación de decidir si continuar por la vía y arrollar a los cinco trabajadores o desviarse por la vía muerta y arrollar a uno los participantes mayoritariamente dicen que elegirían la segunda opción. En este caso estarían valorando el criterio de cantidad, es decir que ante la muerte inevitable sería lógico elegir que muriera el menor número de personas. Hay una minoría de participantes que no comparten este criterio, de hecho opinan que el valor de una persona es el mismo que el de cinco, y ante tal situación no podrían desviar el tranvía sino dejar que siguiera su curso. Surge el comentario de que en el caso de seguir por la vía quien mataría a los cinco trabajadores sería el tranvía mientras que si se desvía al apartadero quien mataría a esa persona sería el conductor. Dialogamos sobre la responsabilidad, sería más o menos responsable el conductor en un caso o en otro? Hablamos del destino y el determinismo. Continuar leyendo