Eterno retorno

“Peso formidable. ¿Qué ocurriría si día y noche te persiguiese un demonio en la más solitaria de las soledades, diciéndote: “Esta vida, tal como al presente la vives, tal como la has vivido, tendrás que vivirla otra vez y otras innumerables veces, y en ella nada habrá de nuevo; al contrario, cada dolor y cada alegría, cada pensamiento y cada suspiro, lo infinitamente grande y lo infinitamente pequeño de tu vida, se reproducirán para ti, por el mismo orden y en la misma sucesión; también aquella araña y aquel rayo de luna, también, también este instante, también yo. ¡El eterno reloj de arena de la existencia será vuelto de nuevo, y tú con él, polvo del polvo!”. relojarena¿No te arrojarías al suelo rechinando los dientes y maldiciendo al demonio que así te hablase? ¿O habrás vivido el instante prodigioso en que podrías contestarle: “¡Eres un dios! ¡Jamás oí lenguaje más divino!”?. Si este pensamiento arraigase en ti, tal como eres, tal vez te transformaría, pero acaso te aniquilara: la pregunta “¿quieres que esto se repita una e innumerables veces?” ¡Pesaría con formidable peso sobre tus actos, en todo y por todo! ¡Cuánto necesitarías para amar entonces la vida y amarte a ti mismo para no desear otra cosa que esta suprema y eterna confirmación!”

Friedrich Willhem Nietzsche (1844-1900), La Gaya ciencia.

El diálogo de la segunda sesión partió de la lectura de este texto y otro de Pierre Hadot.

Ya está disponible el interesante resumen de la sesión y la bibliografía.

Azucena Crespo Díaz

Anuncios