El cazador y el león. La Fontaine, Jean de

Un fanfarrón que se daba traza de cazador de fieras, se encontró en el bosque con un leñador al que, para impresionarlo, le contó que andaba en busca de un enorme león y le preguntó:
– No ha visto alguna huella o señal de un león feroz.
El leñador, comprendiendo que el pretendido cazador estaba alardeando y que en el mejor de los casos podría cazar palomitas, le contestó:
– Ya que está tan interesado en cazar un león, no sólo se lo voy a mostrar, sino que lo voy a llevar a su propia guarida, donde podrá encontrar a varios leones más.
El presunto cazador, asustado ante semejante posibilidad de enfrentarse a tan temidas fieras, respondió de inmediato, mientras le temblaban las rodillas y los dientes le castañeaban:
– ¡No, gracias, señor! Por ahora yo sólo quería saber si por aquí había leones.
– Ya veo –replicó el leñador– como dice el refrán: “El río hace mucho ruido pero trae poco agua”.
Moraleja: Esta fábula nos previene, sarcásticamente, de quienes aparentan una gran valentía y luego tiemblan ante un inofensivo ratón.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s