Sobre el Poder…

La segunda sesión del Taller de Pensamiento Filosófico leemos unos fragmentos de distintos pensadores relacionados con el tema del poder.

Las preguntas que enuncian los participantes tras la lectura son las siguientes:

  • ¿La verdad es una continuación de la política por otros medios?
  • ¿Qué es el poder? ¿Qué utilidad tiene?
  • ¿No es incongruente necesitar una ley/amo para no abusar del poder?
  • ¿Necesitamos darnos un marco normativo para ser más libres?
  • ¿De verdad necesitamos un amo?
  • ¿La necesidad de regular la libertad de los individuos en sociedad podría controlarse con la religión?
  • ¿El hombre actúa siempre con egoísmo?
  • ¿El control de la libertad sobre las personas debe ser individual o colectivo?
  • ¿Los súbditos siempre son los más fuertes?
  • ¿Es el poder una virtud?
  • ¿Cuál debería ser la finalidad del poder en la política?
  • ¿La manera de limitar el poder es intentar destruirlo o regularlo?
  • ¿Por qué el poder suele corromper a quien lo ejerce?
  • ¿Es la política y su estrategia la salvaguarda de las relaciones sociales?
  • ¿El ejercicio de la política evita la guerra?

Decidimos comenzar el diálogo intentando responder a «¿Qué es el poder?, «¿Cuáles son sus dimensiones?, ¿Qué utilidad tiene?» Continuar leyendo

La comunicación profunda

La segunda sesión del Taller de Pensamiento leemos un texto de David Bohm extraído de su libro «Sobre el diálogo». Después de la lectura común e individual comenzamos a formular preguntas sobre lo que nos sugiere el texto:

  • ¿Es la comunicación global positiva?
  • ¿De qué nos vale estar comunicados con todo el mundo si nos enteramos de la muerte del vecino de al lado quince años después?
  • ¿Qué entendemos por «comunicación»?
  • ¿Está el ser humano actualmente demasiado centrado en sí mismo como para dialogar dando cabida al otro o solo es capaz de comunicar lo suyo?
  • ¿Qué buscamos en la comunicación, informarnos, compartir?
  • ¿Es éste el modelo que buscamos de comunicación, más impersonal?
  • ¿Existe la comunicación dentro del mismo grupo?
  • ¿Es lo visual y lo inmediato enemigo de la lectura y escucha serena?
  • ¿Qué podemos hacer si la escucha es fundamental y los que tienen que escuchar no lo hacen?
  • ¿Qué es comunicación?
  • ¿Cuáles son las diferencias entre comunicación y diálogo y entre información y conocimiento?
  • ¿Escuchamos o solo oímos?
  • ¿Es útil la información si no va acompañada de reflexión?
  • ¿Nuestro lenguaje está obsoleto? ¿Sería la solución cambiar nuestra pragmática, la manera de comunicarnos?
  • ¿La comunicación nos permite resolver conflictos o también los genera?
  • ¿El problema es el medio, los receptores o los emisores?
  • ¿Lo negativo en esta comunicación sería el exceso de información? ¿Se podría seleccionar de alguna manera?

Decidimos comenzar por la siguiente pregunta :  ¿Qué entendemos por comunicación profunda? Continuar leyendo

Los dos mundos

La segunda sesión del Taller de Pensamiento Filosófico comenzamos leyendo un texto perteneciente a «Demian» de Herman Hesse. En este texto el protagonista habla de una época de su infancia, con diez años, y cómo en ese momento ya distinguía dos mundos; el familiar, formado por los padres, conocido y cercano y por otro lado el mundo de los criados, de la calle, de las cosas prohibidas… Compartirá con su amigo Max Demian su inquietud acerca de estos «dos mundos» y éste le hablará de lo prohibido, de la experiencia, de cómo cada cual debe descubrir por si mismo lo que está mal…

Las preguntas que formulan los participantes son las siguientes:

  • ¿Es deseable para las personas que el límite entre lo permitido y lo prohibido esté más claro?
  • ¿Lo bueno y lo malo pertenecen a un único mundo o se puede vivir solo en una de esas dos mitades?
  • ¿Es mejor descubrir por uno mismo»el mal» o que sea alguien quien nos lo muestre?
  • ¿Por qué necesitamos explicarnos las cosas tan polarizadamente -si somos una unidad y tenemos todo dentro- por qué lo dividimos en etiquetas contrarias?
  • ¿Hay cosas malas y buenas en si mismas?
  • ¿La sociedad es maniquea? ¿Creemos en lo bueno y lo malo?
  • ¿Qué significa la frase del texto «solo el pensamiento vivido tiene valor»?
  • ¿Se debe educar la maldad?
  • ¿Es más lícito y recto buscar una moral personal o adaptarse a la moral convencional?
  • ¿La moral personal es diferente de la moral convencional? ¿En qué se diferencia?
  • ¿Hay cosas verdaderamente buenas o malas o todo depende? Si todo depende, de qué sería ¿de las circunstancias, del caso, de la persona?
  • ¿Es necesaria la experiencia para adquirir un criterio moral?
  • ¿Se puede ser un gran canalla y no hacer jamás algo prohibido?
  • ¿Se puede vivir al margen de la maldad, la desgracia…?
  • ¿Es nuestro propio aprendizaje o son las conductas sociales las que han de guiarnos moralmente?
  • ¿Uno puede actuar moralmente bien aun yendo en contra de los valores sociales?
  • ¿Cuál es el pensamiento no vivido?
  • ¿Hay un bien/mal subjetivo/objetivo?
  • ¿Existen unas leyes naturales como las leyes físicas que impongan principios morales?

Continuar leyendo

¿Qué vemos? Ampliando la perspectiva…

La segunda sesión del Taller de Pensamiento filosófico se centró en el análisis de unas imágenes.

Estuvimos viendo y descifrando un cuadro desde distintas perspectivas. Comenzamos por un detalle del mismo, detalle que se fue ampliando aportando más información cada vez y haciendo cambiar la percepción de los participantes acerca de lo que les sugería la imagen anterior. Así se fue abriendo la escala hasta que pudimos ver el cuadro completo y fue una sorpresa comprobar cómo entre todos habíamos coincidido en la visión de algunos elementos y en otros andábamos más alejados respecto a lo que la pintura mostraba. Según se iba ampliando el foco y cambiando el punto de vista, nuestras interpretaciones se iban acoplando a la nueva imagen, el ojo se adaptaba a esa nueva visión y entendía en conjunto los nuevos elementos incorporados. Este ejercicio de habilidades de pensamiento nos permitió preguntarnos algunas cuestiones relacionadas con la valoración del arte, la capacidad de sugerir del mismo, la recepción de la obra artística, el goce estético

Continuar leyendo

Eterno retorno

«Peso formidable. ¿Qué ocurriría si día y noche te persiguiese un demonio en la más solitaria de las soledades, diciéndote: “Esta vida, tal como al presente la vives, tal como la has vivido, tendrás que vivirla otra vez y otras innumerables veces, y en ella nada habrá de nuevo; al contrario, cada dolor y cada alegría, cada pensamiento y cada suspiro, lo infinitamente grande y lo infinitamente pequeño de tu vida, se reproducirán para ti, por el mismo orden y en la misma sucesión; también aquella araña y aquel rayo de luna, también, también este instante, también yo. ¡El eterno reloj de arena de la existencia será vuelto de nuevo, y tú con él, polvo del polvo!”. relojarena¿No te arrojarías al suelo rechinando los dientes y maldiciendo al demonio que así te hablase? ¿O habrás vivido el instante prodigioso en que podrías contestarle: “¡Eres un dios! ¡Jamás oí lenguaje más divino!”?. Si este pensamiento arraigase en ti, tal como eres, tal vez te transformaría, pero acaso te aniquilara: la pregunta “¿quieres que esto se repita una e innumerables veces?” ¡Pesaría con formidable peso sobre tus actos, en todo y por todo! ¡Cuánto necesitarías para amar entonces la vida y amarte a ti mismo para no desear otra cosa que esta suprema y eterna confirmación!»

Friedrich Willhem Nietzsche (1844-1900), La Gaya ciencia.

El diálogo de la segunda sesión partió de la lectura de este texto y otro de Pierre Hadot.

Ya está disponible el interesante resumen de la sesión y la bibliografía.

Azucena Crespo Díaz

La justicia

De la unión inextricable de lo político y lo moral en el pensamiento antiguo surge la idea de justicia como virtud cardinal. Para Platón lo es en el sentido en que gobierna a todas las demás virtudes y permite su armonización (tanto en el alma individual como en la polis). Para Aristóteles la justicia es «la totalidad de la virtud», aunque también es una virtud específica que «realiza lo que es beneficioso para otro», como requisito de una institución política.justicia

Preguntar si una sociedad es justa es preguntar cómo distribuye las cosas que apreciamos: ingresos, riqueza, deberes y derechos, poderes y oportunidades, cargos y honores. Una sociedad justa distribuye dichos bienes de forma correcta.

¿Qué sería justo recibir de la sociedad? ¿Es justo tratar a todos de igual manera?

¿En qué consiste una distribución justa?

¿Es justo que cada uno tenga según sus méritos? ¿cómo medimos esos méritos?

¿Es justo que el hábil e inteligente tenga más que los demás?

¿Es justo que cada uno tenga lo que necesite? ¿Cómo medimos las necesidades?

¿Es justo tener más de lo que se necesita?

¿Cómo podemos decidir lo que es justo?

¿Cuál es la diferencia entre justicia e igualdad?

¿Tiene distintos aspectos la justicia?

Estas y otras cuestiones centraron nuestra comunidad de investigación filosófica.

Podéis consultar el resumen de la sesión.

También  está disponible la bibliografía.

Azucena Crespo Díaz

Acerca de la Segunda sesión

Nuevo esperado encuentro de este grupo de amantes de la sabiduría, que es lo que viene a significar el término «filo-sophos».

Para la ocasión repartimos nuestra propuesta de textos, algunos fragmentos de literatura universal que ahondan en un gran tema filosófico, que el propio grupo irá desvelando y concretando: el sentido de la vida.

Comenzamos repasando la dinámica de trabajo a seguir:
– Lectura colectiva del texto. Los asistentes dan su voz al texto, fomentamos la escucha atenta para conectarnos como grupo y con el contenido de lo leído.
– Formulación de preguntas. Sobre aquello que suscita nuestra inquietud intelectual y que nos resulta especialmente interesante para explorar en diálogo con el grupo. Nos introducimos en la mayéutica socrática, como arte de dar a luz conocimientos a través de la pregunta; lejos de las clases magistrales nos aventuramos a transitar el camino de la investigación filosófica en común.
– Normas del diálogo. Bien sencillas: levantar la mano para pedir turno de palabra, ser breve y conciso en las aportaciones (ejercitando nuestra capacidad de sintetizar nuestro discurso para tratar de decir lo esencial), y, por supuesto, el respeto a las demás personas.

Surgen durante esta sesión muchas, variadas y bien interesantes reflexiones que nos ocuparon como comunidad de investigación filosófica. Os adjunto un documento que recoge nuestra indagación en común y que incluye las aportaciones que nos han legado diferentes autores y corrientes filosóficas a lo largo de la historia sobre los aspectos que el propio grupo iba destacando. Así mismo podéis consultar la bibliografía referente a los temas que debatimos en la sesión.

Espero que disfrutéis de esta hermosa investigación que llevamos a cabo y que sigáis pensando y compartiendo en este blog vuestros comentarios sobre las muchas cuestiones suscitadas o las que os hayan surgido tras esta experiencia.
Que disfrutéis del placer de pensar (y de rememorar lo pensado)…

Azucena Crespo Díaz