Pensando…

El Taller de Pensamiento Filosófico arrancó el martes 3 de Octubre con una primera sesión en la que, además de presentarnos y conocer las inquietudes de los participantes, nos planteamos ya algunas cuestiones básicas. A partir de unas imágenes en las que aparecen personas en diferentes actitudes; un pintor frente a un lienzo, un bebé en brazos de su madre, una joven leyendo, un músico tocando, una pareja besándose… Azucena nos propone la siguiente pregunta: ¿Está pensando?. Se abre el diálogo respecto a qué significa pensar… Hablamos de qué diferencia hay entre conocimiento, saber, aprendizaje, pensamiento.¿Pensar es un acto mecánico?¿Tener pensamientos es lo mismo que pensar? ¿Qué papel juegan la razón y los sentidos en los pensamientos? ¿Se puede no pensar? ¿La actividad de pensar requiere un sujeto, un “pensador”? ¿Cómo se relaciona el pensamiento con el lenguaje?. Éstas y muchas otras preguntas surgieron en la sesión, a raíz de ellas la coordinadora del Taller nos mostrará un esquema con las distintas dimensiones del pensar: pensamiento crítico, pensamiento creativo y pensamiento ético. También analizamos las distintas habilidades del pensamiento:

  • Percepción: Captar el mundo.
  • Investigación: Interrogar el mundo.
  • Conceptualización: Nombrar el misterio.
  • Razonamiento: Organizar las ideas.
  • Traducción: Procesar significados y sentidos.

Continuar leyendo

Anuncios

Preámbulos

Nuevo viaje del pensamiento, muchos nuevos y entusiastas participantes.
Hoy traemos un ovillo de lana.
Frente a la concepción de la persona como tabla rasa, página en blanco en la que se van escribiendo continuos aprendizajes, o recipiente vacío en el que ir volcando y depositando contenidos o conocimientos, este ovillo nos sugiere un material a desplegar, algo que se va desenvolviendo paulatinamente. Nos recuerda que la tarea educativa consiste en sacar hacia afuera, extraer conocimientos que ya se tienen, pues todas las personas nos hacemos algún tipo de teoría que da sentido y nos permite interpretar la realidad.dscn3929
Vamos tejiendo un entramado que nos muestra los objetivos propios de este taller y su metodología. Desde la práctica establecemos las normas del diálogo filosófico y nos zambullimos en la reflexión compartida:
¿De qué te sientes orgulloso? ¿De qué no te sientes orgulloso?
¿Qué ha sido más fácil? ¿Y más revelador?
¿Puedo sentirme orgulloso de algo que no soy yo?, ¿de algo que no depende de mí?
La opinión que tenemos de nosotros mismos ¿viene determinada por la opinión que tienen los otros sobre mí? ¿En qué sentido?
Sentirse orgulloso / ser orgulloso / tener orgullo: ¿en qué se diferencian?
Recopilamos temas de interés para el grupo.
Zarpemos…

El resumen de la sesión y la bibliografía a vuestra disposición.

Azucena Crespo Díaz

La rutina y el cambio

Comenzamos nuestra sesión con la presentación de los participantes, que en su gran mayoría acuden por primera vez a esta experiencia; nos comparten sus expectativas sobre el taller y aquellos temas de interés que podrían ser abordados durante este curso que estrenamos.
Lo que se espera del taller es que sea participativo (Carmen); que el diálogo estimule nuestro pensamiento (Manolo); que nos permita acercarnos a las posturas de los demás para comprenderlas y comprendernos mejor a nosotros mismos (Pepa); que contribuya a mejorar nuestra capacidad de expresarnos en público (Olga); que fomente la curiosidad y estimule el razonamiento (Irene); que nos ejercitemos en la práctica de la reflexión (Khadija); que haya ocasión para el encuentro personal y el debate de ideas (Alexandra); que compartamos el placer de escucharnos (Marisa); que sea una experiencia de aprendizaje compartido (Ángel); globos-de-dialogo-que comencemos por oír a los demás, paso previo y necesario para tratar de comprender al otro (Miguel); que contribuya a potenciar la activa participación de cada una de las personas que compone este grupo (Luis Miguel); que nos abra a nuevos conocimientos (Luis); que facilite el aprendizaje filosófico (Eduardo); que disfrutemos de la Filosofía (Luis); comenta que le encanta este taller porque es espontáneo, vivo, fresco (Rafi); se espera que aporte profundidad a la reflexión diaria (Diego); que este espacio sea un respiro en la rutina diaria (Mª Antonia); que inspire el asombro y el interés (Juanjo); que nos permita penetrar en la perspectiva del otro, en el porqué alguien dice lo que dice (Mª Jesús); que favorezca la interacción y nos permita integrar en las diversas cuestiones abordadas el pensamiento de distintos autores y épocas (Gloria).
Confiamos en que todas y cada una de estas expectativas se vean satisfechas, el formato de este taller se ajusta perfectamente a las demandas expresadas por el grupo, pues nuestros objetivos apuntan precisamente a ese mismo horizonte. Así que comenzamos muy bien, en plena sintonía…
Algunos de los temas que se proponen en el grupo son: la oratoria y la ética; el cambio; la creatividad; la vida; el amor; la muerte; la felicidad; la nada; la Filosofía política; la soledad; los sentimientos; los medios de comunicación; del pensamiento único al pensamiento propio.
Curiosamente el tema suscitado por el grupo en la sesión de hoy ha sido parcialmente mencionado, pues nos centramos en la rutina y el cambio.

El resumen de esta primera sesión lo encontraréis aquí.

Ya está disponible la bibliografía.

Azucena Crespo Díaz

¿Cambios?

El martes día 10 comenzamos el Taller de Pensamiento filosófico. Tras una breve presentación dimos paso a la práctica, que en esta primera sesión se inició con la proyección de un cortometraje. El vídeo nos suscitó un tema sobre el que reflexionamos y debatimos. Próximamente estará listo el resumen de la sesión, de momento aquí tenéis el cortometraje.

¿Qué os parece?

¡Animaos a participar en el blog con vuestras opiniones!

Creado por Daniel Martínez Lara: http://www.pepeland.com

Primera sesión

Comenzamos nuestra primera sesión con presentaciones y nos acercamos a las expectativas de los participantes respecto al Taller. En esta primera sesión no abordamos un texto (filosófico o literario), que será el recurso habitual al que acudiremos (sin perjuicio de que podamos dejarnos sorprender en ocasiones con otras propuestas de ejercicios que estimulen la reflexión grupal), sino que realizamos una dinámica que nos permita poner de manifiesto algunos de los elementos fundamentales de la que será nuestra práctica.

PreguntasPartimos de una pregunta que lanzamos al grupo. La pregunta misma surge de la curiosidad, del asombro, de la necesidad de dar respuesta a aquello que se presenta como problemático. Toda pregunta supone el inicio de una investigación, y en nuestro caso, esta investigación se desarrollará también desde la pregunta misma, como arte de dar a luz conocimientos, siguiendo los pasos del legado de la mayéutica socrática. La pregunta caracteriza la actitud filosófica y nos ejercitaremos en aprender a formular buenas preguntas filosóficas como forma de mejorar la calidad de nuestro pensamiento.

Nos preguntamos “¿es necesario filosofar?” Destacamos que las respuestas son abordadas como hipótesis, como propuestas que no se pretenden verdades absolutas ni ya verificadas, y que no necesariamente tienen que coincidir con nuestras opiniones o convicciones personales. Nos interesan las hipótesis como producción de ideas que han de ser exploradas por el grupo, que se generan por el placer de aventurarnos en perspectivas diversas; suspendemos el juicio en relación a si eso que se plantea en cada caso coincide con lo que personalmente pensamos o no.

Continuar leyendo