El destino, las normas…

omnibusLa séptima sesión del Taller de Pensamiento Filosófico vemos un cortometraje como actividad inicial para generar el diálogo. Se trata del premiado «Omnibus» de Sam Karmann, Óscar al Mejor Cortometraje en 1993. Tras el visionado, pasamos a la formulación de preguntas por parte de los participantes.

  • ¿Se puede burlar el destino?
  • ¿Podemos traspasar nuestros problemas a los demás para que nos los solucionen?
  • ¿Existe el destino?
  • ¿La presión del grupo puede llevar a tomar una decisión incorrecta?
  • ¿Hasta que punto hay que cumplir las normas?
  • ¿Se puede entender el tren como una metáfora de la vida?
  • ¿Qué tiene de real el discurso del hombre?
  • ¿Nos cuesta responsabilizarnos de nuestros errores?
  • ¿Se puede hablar de responsabilidad y destino?
  • ¿Ante estos conflictos, hay que intervenir o ser espectador?
  • ¿Las normas están para cumplirlas o para cuestionarlas?
  • ¿La ley es igual para todos?
  • ¿Qué espacio tenemos para ser compasivos?

Intentamos definir qué es el destino: 

-Suma de todas las voluntades individuales

-Consecuencias de actos, de una cadena de actos, pero no sería algo místico

¿Podemos decir que el destino libera de la responsabilidad?

A raíz de esto que comentamos os dejo un artículo que habla precisamente de la noción de destino y cómo creer en él a pies juntillas nos puede hacer perder de vista la responsabilidad:

«Si no existe el destino, no existe la responsabilidad»

El estoicismo ya elaboró en sus inicios una teoría sobre el destino.

En nuestra sesión dialogamos más sobre el tema de cómo nos afectan las normas, hasta qué punto pueden o deben incumplirse o adaptarse a las circunstancias, las normas que son universales frente a las necesidades más individuales, hablamos de la idea de individuo y comunidad, de que las normas nos sirven para generar convivencia, etc

Habría dos maneras de ver la norma, la del revisor inicialmente sería rígida, la del maquinista que busca una manera de poder ayudar sin saltarse la norma, sería flexible.

Azucena nombra la autonomía (norma que uno entiende racionalmente e interioriza) y la heteronomía (norma externa que uno asume y cumple pero por miedo a un castigo). Estos conceptos se encuentran en Kant.

Aristóteles hablaba de que la justicia para ser justa no puede medir a todos por igual, hay que ajustar la norma a cada caso.

Y con esto terminamos, es una sesión bastante dinámica en la que además de analizar la situación que se da en el vídeo salen otros temas de los que habitualmente nos preocupan.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s